Todo lo que necesitamos del infierno / Harry Crews

Un llibre de Harry Crews és com aquell plat que a la carta d’un restaurant mexicà porta tres bitxos dibuixats, deixant clar que és dels que més piquen del que tenen (un altre dia parlarem de què entenen alguns restaurants per picant o que estem disposats a acceptar). Un plat picant, un picant que et pot deixar plorant i suant i patint… millor no parlar de la digestió… serà dur… però no et pots resistir. Això és un llibre de Harry Crews, no és un experiència per tothom però si l’has provat i t’agrada… estàs enganxat, i els de Dirty Works són els dealers que et donen la merca bona, i aquí estic, amb un llibre d’un autor que m’agrada molt i amb un títol que em fa anticipar una bona estona. És un títol que crea expectatives, això està molt clar, ara caldrà veure si les compleix o no, però soc optimista.

Si us fa mandra llegir la seva viqui en anglès això en diuen els de l’editorial. I posem-nos amb el llibre, el protagonista és Duffy, un advocat a Gainesville, Florida, la vida del qual comença a saltar una mica pels aires. Té una vida amb dona, fill, amant i soci que sembla tenir controlada, però no del tot. Aquesta és Marvella, l’amant:

Puede que tuviera una beca Woodrow Wilson, pero no había logrado zafarse de la cadencia de Alabama, donde bautizaban a sus hijas con lindezas como Marvella. Y no te lo pierdas, tenía un hermano que se llamaba Roid. Duffy estuvo oyéndola hablar de él durante mucho tiempo antes de percatarse de que no decía Roy. Le pidió que se lo deletrase. Eso hizo. Roid, por el amor de Dios. ¿Se trataba de un diminutivo cariñoso de hemorroide? Decidió que era lo más probable. Pero, aunque no lo fuera, qué cosa más maravillosa llamar a unos hermanos Marvella y Roid. Y ser de Alabama. Puede que el resto del país se hubiese homogeneizado, pero el Sur seguía aferrándose a sus Marvella, a sus Roid y a su peculiar forma de hablar. Marvella jamás sonaría como una condenada locutora de radio. Él podía amarla por eso. Aunque solo fuera por eso.

Alabama Southern

Quan està follant amb Marvella pensa en… bé, millor ho llegiu vosaltres mateixos:

No había sido su intención ponerse a pensar en los nazis y en sus experimentos con la muerte. Pero al sentir que estaba a punto de correrse se le vino a la cabeza la montaña de gafas congeladas. Todas esas maravillosas imágenes de mortandad. El gas. Los gritos. Y supo que ella no lograría vencerlo. Él la llevaría a donde quería. Pero no sin pagar un precio. Todas las molestias que se había tomado para encerrarse con esa chica de veintidós años, solo para descubrir que acarreaba un cadáver con ella. Una chica para su cuerpo y un cadáver para su mente. Todo se contrarestaba. Era una situación que creía poder manejar y que en el fondo le parecía de lo más ordinaria.
Y se quedó con lo de siempre: el entusiasmo por su cuerpo. Era lo único con lo que se sentía seguro. Al fin y al cabo, podía medirse, entender el fallo, controlar la ejecución. Si uno estaba dispuesto a pagar el precio, podía lograr que su cuerpo hiciera lo imposible. Nadie sabía dónde estaba el límite.

The White House Hotel, Gainesville, Florida

A poc a poc ens anem fent una idea del món de Duffy, de la seva vida en el moment en que comença a saltar pels aires, per exemple el seu matrimoni amb Tish:

Al cabo de una semana, la noche del sábado siguiente, tumbada en la cama de él y con el sudor corriéndole entre los pechos, le contó que lo que la llevó a hablar con él fue que le dijera que su pelo era raro. Él no contestó, se quedó mirando el triángulo plateado que brillaba entre sus piernas.
—Nadie había dicho nunca nada así sobre mi pelo —dijo ella.
—Lo más probable es que yo tampoco lo hubiese dicho, pero es que no se me ocurrió otra cosa.
—Hay cosas peores que darse de bruces con la verdad.
—¿Quiere usted la verdad, señora? Pues yo le diré la verdad. Folla usted igual que Genghis Khan entraba en batalla, esa es la verdad.
Tish esbozó una sonrisita salvaje.
—Yo no quiero que te des de bruces. Pero, eso sí, te quiero encima, debajo, detrás, dentro. Te…, te…
Ella volvío a la carga. Y fue como follar con una ardilla. Se le encaramó por un lado y bajó por el otro. ¡Qué alas tenían en aquellos días! ¡Qué forma de volar!

a feeling of impending doom.

Pero aquest delicat sistema en equilibri salta com només salten els arguments dels llibres de Harry Crews, i aleshores entrem en una dimensió desconeguda plena de gent amb molt males puces, maneres molt bèsties d’arreglar les coses, consum de substancies, paternitats alternatives i un jugador de la NFL que per si la cosa no era ja prou boja apareix per allà. I també la mare, i els seus peixos (vius i morts), i el record del seu pare que no va tornar gaire bé després de ser pilot de guerra, i la mare del jugador i els seus gats (vius i morts)… tot molt esbojarrat però alhora molt lògic, amb un sentit. M’ha recordat a Festín de serpientes, és Harry Crews en tot el seu esplendor, o us agradarà molt o us deixará completament freds, no hi ha punt mig.

(Visited 18 times, 1 visits today)