La estrategia del pequinés / Alexis Ravelo

Un llibre de novel·la negra que deixa les coses clares des del principi. Aquesta és una cosa que m’agrada del gènere, i Alexis Ravelo ho sap i ho té clar i posa tota la carn a la graella des del principi. Una història ambientada a Gran Canària, una illa de la que no sé gaire res (els meus coneixements de les Canàries són un viatge a Tenerife i un a Fuerteventura, un escriptor canari (Rafael Fernández Ezcritor) i la sèrie Malviviendo amb el seu protagonista també canari). Uns referents no tan negres com el que em trobo només obrir el llibre:

Pues claro que algo salió mal en la recogida, pero no fue el contacto. Ese había cumplido: había dicho dónde —el nombre del barco, el muelle de atraque, el número y la letra del contenedor— y había dicho cuándo —el miércoles, a las ocho en punto de la mañana—; así que lo que había salido mal era el Rata. Marcos el Rata. El bobomierda que se había corrido una marcha del carajo con la pasta que Júnior le había adelantado; que no se había presentado a su hora al día siguiente en su puesto de estibador, ese puesto en el que el contacto le había asignado el contenedor de frigoríficos donde iba el gancho perdido con los dos kilos de polvo; el jodido gilipollas irresponsable que no había llegado al muelle antes de que Aduanas hiciera el registro aleatorio; la misma carroña inmunda que en ese mismo instante llevaban en la caja de la Nissan Trade de Felo, comiéndose una ensalada de guantazos.

Gran Canaria.LasPalmas © Peter Visser, Creative Commons.

La novel·la negra també té les seves coses, les dones fatals i un masclisme gens dissimulat, com aquest exemple:

—Sé si una tía la chupa bien o no nada más verle la cara —dijo Larry a continuación, volviendo a poner su vaso en la mesa de plástico. Una nube había establecido una especie de pausa para los anuncios en el solajero y aprovechó para quitarse las enormes gafas ahumadas y mostrarle a Júnior sus ojillos opacos—. Es un don. Me basta con verles la jeta y enseguida sé si saben hacer bien lo que hay que hacer con la boquita. Me pasa, sobre todo, con los yogurines. Y ahí, con los chochetes jóvenes, es muy útil, porque engañan: hay putitas de diecisiete, de dieciséis años que están buenísimas, pero luego hay que enseñarles a hacerlo, porque, si no las enseñas, te la destrozan a mordidas. En cambio, hay otras que tú las miras y te dies: “Esta jodia nació para chuparla”. Y es así. Son guarras de nacimiento, verdaderas artistas del lameteo.

The Turkish Lover © Marixa Namir Andrade, Creative Commons.

Un enviament de droga que no arriba a qui ha d’arribar comença a activar tota la xarxa d’un submón de gent que aspira a poc més que sobreviure en un negoci molt complicat i on els errors es paguen molt cars. I un error porta a un altre en una inexorable cadena de causa-efecte.

Todas las cosas horribles suceden rápidamente.

Tenim una història negra trepidant, que m’ha recordat al millor Jim Thompson, i això no ho dic gaire, és un dels meus tòtems de la novel·la negra (juntament amb Edward Bunker). Un autor per mi desconegut ha muntat un llibre amb tots els elements, delinqüents, més delinqüents, putades entre delinqüents, dones fatals, amics de debó, traïció, i traïció al quadrat i potser al final en pot sortir res de bo de tot plegat? Us haureu de llegir el llibre per saber-ho, però ja us dic que no us en penedireu, aposta seguríssima!

(Visited 16 times, 1 visits today)