Guía triste de París / Alfredo Bryce Echenique

Sóc molt fan d’Alfredo Bryce Echenique, tinc el primer volum de les seves memòries que no em decideixo a començar, he passat grans estones amb ell i al final he agafat aquest llibre que almenys és curtet i fa molt poc que he estat a París, ja sé que és un llibre literari però em fa gràcia aquesta coincidència.

Aquest és un llibre de contes, un gènere que Bryce Echenique domina igual de bé que la novel·la. Contes ambientats a París, un París que ell coneix molt bé, barri llatí, beques, universitats i molts llatinoamericans que corrien per allà, a estudiar o a buscar-se la vida i una mica a l’aventura en una societat molt diferent de la seva original i amb més possibilitats.

https://www.flickr.com/photos/streetwrk/
alors on danse © streetwrk.com, Creative Commons.

Això és de Verita y la Ciudad luz:

Sin embargo, L’Escale distaba mucho de ser un local distinguido o mínimamente elegante, siquiera, y ahí uno se instalaba como podía en mesitas apretujadas y se sentaba en incomodísimos y muy bajos taburetitos, sin saber nunca muy bien qué hacer con las piernas. Pero aquel simpático y muy popular antrillo era algo así como la meca musical de los latinoamericanos en la época en que llegué a París y lo seguiría siendo muchísimos años después. En él habían cantado o tocado la guitarra, el arpa, la quena, el charango y qué sé yo cuántos instrumentos más del folclor latinoamericano, con la única finalidad de ganarse un con qué vivir, jóvenes promesas de las letras y de las artes, como el venezolano Soto, cuya obra plástica adquiriría con el tiempo renombre universal. Y a él acudía cada noche, a escuchar su música y beberse tintorros y sangrías de nostalgia, o simple y llanamente a divertirse con un grupo de amigotes o con una chicoca, toda la fauna proveniente de cuanto rincón pueda encontrar uno entre el Grande y la Patagonia.

https://www.flickr.com/photos/christof_tim/
Paris Seine © Christof Timmermann, Creative Commons.

Els personatges són variats, agregats diplomàtics, i estudiants sobretot, i també aspirants a escriptor, com el de Retrato de escritor con gato negro quan discuteix amb la seva dona justament això, un gat que ell no vol tenir:

—[…]En  Lima hay casas en las que hasta un león puede correr feliz por el jardín en incluso bañarse en la piscina, sin que los niños que juegan a su alrededor corran el menor peligro… ¿Me entiendes, Betty?

—Mira, Rodrigo, si en vez de ponerte a soñar tus novelas, las escribieras…

—Juan Rulfo sólo escribió dos libritos, y es un genio, un inmortal…

—Mira, idiota, vuélveme a mencionar los dos libritos de Rulfo y yo mañana mismo, a primera hora, te traigo dos gatos en vez de uno.

https://www.flickr.com/photos/dougliz/
Just Browsing © Peter McConnochie, Creative Commons.

O un conte dedicat a un col·lectiu, les porteres de París amb qui va haver de batallar (com a La vida exagerada de Martín Romaña), Las porteras nuestras de cada día, quan parla de la portera bona però que va arribar ja massa tard:

Bueno, fue un ejemplo típico de algo que siempre suele hacerle París a los que están a punto de irse para siempre. Consiste en que, no bien empezamos a hacer el equipaje del adiós definitivo, París nos muestra, con alevosía y gran maldad, los tesoros y encantos, ante los cuales ya sólo nos queda decir, con nostálgicas lágrimas en los ojos, Demasiado tarde, trop tard, troppo tardi… Y es que, en efecto, ya todo es demasiado y ya todo es demasié.

https://www.flickr.com/photos/30209983@N02/
Numériser 1 © zenithe, Creative Commons.

Estil 100% Bryce Echenique, humor, tendresa i una musicalitat i unes aliteracions que donen caràcter als contes. Bryce Echenique brilla a les novel·les, però els seus contes convé no deixar-los escapar, hi ha petits tresors.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *