Desguace americano / Bonnie Jo Campbell

El catàleg de Dirty Works estava format únicament per homes, fins que va arribar ella, Bonnie Jo Campbell , l’autora nascuda a Kalamazoo (quin nom més xulo per una ciutat) per retratar el Michigan rural. Potser no sigui un lloc que ens agradi, però de ben segur serà interessant.

I sí, els contes em porten a un entorn que em sona, és l’entorn dels contes de Franklin, de Pollock,de Brown i de Woodrell. Un entorn rural, allunyat de les ciutats amb gent perduda i desesperada que aprofita cases d’estiueig d’altres per preparar meta i així podem observar les diferències entre els que hi estiuegen i els que s’hi colen a «cuinar».

La hija ha vivido más de trece años sin tener que pasar ni una noche con la cómoda colocada contra la puerta de la habitación para impedir que entren los amigos de su madre. Nunca nadie le ha quemado la cara con un cigarrillo y ella nunca se ha quemado los brazos con cigarrillos para recordarse lo mucho que duele. La hija nadadora nunca ha intentado inyectarse con una aguja rota, nunca ha estado recluida en un reformatorio ni en el baño mugriento de un apartamento abandonado en un sótano, nunca ha pasado una noche entera temblando de manera incontrolable en el asiento trasero de un coche. La hija nunca ha roto una ventana para colarse en la casa de otra gente, nunca ha deseado algo hasta el punto de hacer cualquier cosa con tres hombres, desconocidos, para conseguirlo.

https://www.flickr.com/photos/donaldjudge/
68 Vyssi Brod foursome 19.8.07.jpg © Donald Judge, Creative Commons.

O gent que es prepara per l’efecte 2000 com si esperessin l’apocalipsi, en més d’un conte, es veu que als Estats Units rurals aquesta febrada va ser forta.

Mack y sus colegas paramilitares no eran, ni mucho menos, los únicos alarmistas tocapelotas que había en el pueblo esos días. Susan tenía pedidos de equipamiento de supervivencia para ejecutivos desasosegados de la empresa de celulosa, dos concejales y, la semana pasada, el mismo vicedirector del colegio con el que acababa de hablar —a lo mejor tenía que devolverle la llamada y amenazar con cancelar su pedido de propano, una fuente de energía ligera y supereficiente, si expulsaba a Josh—. Todos esos hombres creían que llegaba la gran hecatombe y tenían la presuntuosidad de pensar que, si planeaban las cosas con inteligencia y compraban las máquinas necesarias, sobrevivirían, apiñados en sus sótanos u oteando el horizonte desde sus torres de vigilancia.

https://www.flickr.com/photos/dvids/
US service members compete in an international machine gun match during AASAM 2012 [Image 18 of 18] @ NOPA © DVIDSHUB, Creative Commons.
El consum és una constant, alcohol, i sobretot meta, o tot alhora, i opiacis també, per què no?

Ahora se daba cuenta de que el whisky había sido un error. Ya no bebería más whisky… Bebería cerveza. La cerveza le hidrataría, como la hidroterapia. Sacó un cigarrillo del paquete de la encimera, pero no había cerillas a la vista, y la sola idea de encender un fuego de la cocina y acercarse a la llama le parecía inconcebible.

Com els personatges de tot aquest rural noir estem parlant de gent que no ho ha tingut gens fàcil. Les seves vides poden incloure presó, sanatoris, clíniques de rehabilitació (però normalment no perquè són cares), experiència militar…

Harold llevaba cuatro años felizmente casado con Trisha, pese a las ocasionales borracheras nocturnas y lloreras de su mujer, que se habían vuelto más frecuentes desde la guerra de Irak, donde se encontraba su hermano en su tercera misión. Una noche, el día que una tormenta dejó veinte centímetros de nieve en su zona de Michigan, Harold estaba tumbado en la cama leyendo un libro de jardinería.

https://www.flickr.com/photos/hugo90/
Grocery Shoppers © JOHN LLOYD, Creative Commons.

Un tros de llibre, tot un llibre dirty i una excel·lent carta de presentació d’aquesta autora de la que vull llegir alguna cosa més.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *